Enviar este Artículo Imprimir este Artículo Aumentar tamaño de letra Disminuir tamaño de letra

A 90 años de la muerte de Rebeca Matte, expertas de Italia y Chile hablan sobre su obra

Jueves 11 de julio de 2019

 

El 14 de mayo recién pasado se realizó un homenaje a Rebeca Matte en Florencia, Italia, lugar en que la escultora chilena vivió y realizó parte importante de su obra artística.

 

Para recordar el homenaje realizado hace dos meses, publicamos una entrevista a Simonella Condemi e Isabel Cruz, destacadas investigadoras sobre su obra y vida.

 


 

Simonella Condemi:  Directora de la Galería de Arte Moderno del Palacio Pitti, Florencia, Italia

 

Imagen foto_00000011

        Ministra de las Culturas, las Artes y el Patrimonio de Chile, Consuelo Valdés y la
     Directora de la Galería de Arte Moderno del Palacio Pitti, Florencia, Italia, Simonella Condemi, de fondo la escultura La Derelitta, Rebeca Matte B. ubicación Palazzo Pitti, Florencia, Italia.

“En 1918 la Academia de Bellas Artes de Florencia designa a Rebeca Matte Profesora Honoraria, cargo nunca antes ocupado por una mujer”.

 

-¿Qué personas del contexto artístico-cultural de la ciudad de Florencia pueden haber influenciado a Rebeca Matte, que vivió en esa ciudad por 15 años?

La joven Rebeca fue particularmente influenciada por las nuevas experimentaciones culturales que, tanto en París como en Florencia, estaban diseñando un inédito pensamiento moderno. Al mismo tiempo, frecuentó ambientes cultos y de alto perfil intelectual en los cuales el principal interés era la posibilidad de mantener diálogos sobre cada novedad filosófica y artística del momento.

 

Paralelamente, continua sus estudios de escultura, actividad que la joven sigue con un especial interés que se nutre, por un lado, del estudio de los ejemplos clásicos y, por otro, de la posibilidad de una fértil contaminación que se expresa  también en protagonistas femeninas como Medea, personaje que investiga y presenta en 1898 en el Concurso, obteniendo entusiastas críticas por su capacidad de ambientación casi teatral del personaje esculpido, una característica que la acompañará a lo largo de toda su carrera como escultora.

 

En Florencia se encuentra con personalidades de la cultura que son complejas, como Giovanni Papini, agnóstico como ella, y dedica mucha atención a las interpretaciones de Freud y a los escritos de la revista Hermes, interesándose sobre todo en las implicaciones del pensamiento espiritualista y a sus correlaciones con las interpretaciones artísticas, la suya es una valoración integral del compromiso creativo, que para una escultora es realmente una definición muy adecuada.

 

-Usted participó en las actividades en homenaje a la escultora chilena, realizado el 14 de mayo pasado en el Palacio Stibbert, ¿qué nos puede decir de esta experiencia?

Realmente fue un gran honor haber participado en el Conversatorio dedicado a una extraordinaria artista chilena como Rebecca Matte, que entrelazó su trayectoria artística con aquella florentina durante gran parte de su vida.

 

Creo también, que por esta razón Florencia quiso reconocer la influencia que la ciudad tuvo en su arte, asignando a la galería de arte moderno de Palacio Pitti algunas de sus obras, que están aquí, junto con la obra presente en el Museo Stibbert, para subrayar el vínculo especial de la escultora con la ciudad.

 

En esta ocasión fue posible admirar los excelentes resultados obtenidos con la restauración de la obra de “Une Vie”, expuesta ahora en todo su esplendor y legibilidad en el jardín del Museo Stibbert disponible para todos aquellos que lo visitan y un debido homenaje de la ciudad a la mujer que en 1918 la Academia de Bellas Artes de Florencia designa Profesora Honoraria, cargo jamás antes ocupado por un extranjero y mucho menos por una mujer.

 

El Conversatorio del día 14 fue verdaderamente interesante y destacó muchos aspectos de la multifacética personalidad artística de la escultora, desde los dolorosos eventos familiares a su obstinación como artista y, a su determinación de ampliar constantemente sus conocimientos en el campo de las artes.

 

-Usted conoce bien la obra de Rebeca Matte, ¿qué le agradaría resaltar de su trabajo o técnica para el público chileno?

Destacaría sobretodo la escultura “La Desesperanza” (la Derelitta) la que más aprecio, en parte porque se encuentra aquí en la galería florentina y puedo verla a diario desde mi oficina. Por un lado La Desesperanza es un símbolo de la ternura en las partes esculpidas de manera refinada, técnica sostenida por importantes ejemplos clásicos (como la escultura de Lorenzo Bartolini “La Confianza en Dios” – “La fiducia in Dio”, una de las obras maestras del purismo italiano) y por analogía pero en un tema distinto, las partes ásperas y apenas esbozadas de la obra responden a la voluntad de no querer definir demasiado el mal y el dolor para no dar la  apariencia de  verdadera obra de arte.

 

 

Imagen foto_00000009

Escultura La Derelitta, Rebeca Matte B. ubicación Palazzo Pitti, Florencia, Italia.

La escultura “Dolor”, en italiano “Derelitta” (llamada también “Tristeza” o “Desesperanza”) representa a una joven mujer y ha sido interpretada como una alegoría sobre la maternidad en su relación con la Tierra.

 

La escultora Rebeca Matte sensible a la interpretación particular de Rodin sobre el trabajo inacabado de Miguel Ángel, investiga y resalta la potencia expresiva que se crea por la contraposición en la forma de trabajar las superficies: la suavidad de la figura se destaca más en el contraste con la roca apenas esbozada y sin terminar.

 

La filosofía del ímpetu vital de Bergson debe haberla impresionado, puesto que buscará, a través del bronce y el mármol, representar la conversión de esta fuerza a partir de materia inerte. La obra de la que hablamos se presentó junto con “Esclava en el Mercado” y “Santa Teresa” en el Salón de París de 1908, donde ganó importantes premios.

 

En 1913, Rebeca Matte regresa a una confrontación con esta figura femenina y la vuelve a proponer como una alegoría del Amor en el centro de otra obra de bronce, "La Guerra", creada para el Palazzo de la Paz en La Haya. En el eje de la composición está la imagen de la Guerra, vista como una fuerza ciega y destructiva. A sus pies, derrotadas las alegorías de Fuerza y Belleza, impotentes ante semejante crueldad. Y personificados por la suave carne de una mujer encuclillada, encontramos el “Amor”, que simboliza a todas las madres del mundo.

 

Ésta es la obra de Rebeca Matte que más aprecio y tuve la oportunidad de presentarla, con gran satisfacción, en la reciente exposición Léxico femenino, mujeres entre el talento e ingenio 1861-1926 (Lessico femminile le donne tra il talento e l’ingegno 1861-1926) que se celebró este año, desde marzo a mayo en las salas de exposición de la Galería de Arte Moderno de Palacio Pitti.

 

 

Isabel Cruz A: Académica y principal investigadora sobre Rebeca Matte en Chile:

 

Imagen foto_00000010

Isabel Cruz A: Académica y principal investigadora sobre Rebeca Matte en Chile.

“Eran contadas las escultoras mujeres que habían salido en esa época al espacio público con sus obras”

 

-Usted es considerada la principal estudiosa de Rebeca Matte, ha escrito dos libros sobre su obra y vida, como experta en Historia del Arte, ¿puede decirnos qué motivó su investigación sobre esta gran artista?

En 1996 comencé a investigar sobre Rebeca Matte, motivada por dos constataciones preliminares: la extraordinaria calidad estética de sus obras en Santiago y el relativo desconocimiento sobre esta obra, que se hacía extensivo a su vida. No existía una monografía especializada sobre su escultura ni un estudio biográfico sobre la artista y su contexto histórico, que constituyese una base para estudiar y apreciar sus esculturas. El proceso de investigación y de escritura de los libros fue largo, requirió de viajes a Florencia, la Haya y Río de Janeiro, donde se encuentran emplazados algunos de sus principales monumentos, y de una completa revisión de su correspondencia y del material de prensa de la época, que fue facilitado amablemente por la familia. Sin su permanente cooperación este trabajo de doce años no habría sido posible. Lo libros se publicaron el año 2008.

 

-¿Qué nos puede decir sobre el trabajo de Rebeca Matte, en especial de la creación de grandes monumentos, que comenzó antes de cumplir los 40 años?

La ejecución de sus grandes monumentos “La Guerra”, “Los Héroes de la Concepción” y “Unidos en la gloria y en la muerte” fue una gigantesca apuesta creadora de Rebeca Matte, tan épica en lo que significaban los formatos, la complejidad y los ejes temáticos de esas obras, como los mensajes heroicos y desgarradores que los animan. Eran contadas las escultoras mujeres que habían salido en esa época al espacio público con sus obras para expandir y potenciar en medio de la ciudad las lecciones de pacifismo, patriotismo y trascendencia. La escultura femenina se restringía por lo general a los pequeños formatos, como lo vemos por ejemplo en una figura de tanta calidad artística como Camille Claudel. Los extraordinarios monumentos de Rebeca Matte son también por ello excepcionales.

 

-¿Qué destacaría del homenaje a Rebeca Matte realizado el 14 de mayo en Florencia?

El homenaje a Rebeca Matte fue una completa y bella forma de reencuentro con la vida y la obra de nuestra gran escultora, en el que tuvimos el agrado y el honor de participar y que nos mostró un país motivado y movilizado por la revalorización de su arte, su cultura y su patrimonio; iniciativa tanto más valiosa cuanto que la obra se encuentra en parte fuera de Chile. A través de la diligente labor de la Dirección de Asuntos Culturales del Ministerio de Relaciones Exteriores, de la eficiente gestión de la Agregada de Negocios de Chile en Roma y con el apoyo de la Embajada, se logró realizar un conjunto de actividades que actualizan la obra de Rebeca Matte y su mensaje, haciéndola trascender tiempos y espacios. Desde el lugar elegido a los destacados especialistas italianos que colaboraron en el conversatorio del evento, especialmente Simonella Condemi y Carlo Sissi, todo resultó muy bien logrado. Fue clave la participación de estos especialistas y su positivo juicio sobre el valor indudable de la obra de Rebeca Matte, en el contexto artístico y cultural italiano y europeo en los inicios del siglo XX.

 

Imagen foto_00000003


 

Relacionados