Enviar este Artículo Imprimir este Artículo Aumentar tamaño de letra Disminuir tamaño de letra
Compartir

Con la obra “Stadium”, la arquitectura chilena avanza hacia la consolidación en Venecia

Miércoles 6 de junio de 2018

 

Imagen foto_00000003Con visitas permanentes y muy buenos comentarios de arquitectos, críticos especializados y público general se ha mantenido el Pabellón de Chile en los primeros días de la 16°Bienal de Arquitectura de Venecia. En el histórico sector de los Arsenales se montó la exposición multimedial, titulada “Stadium” e inspirada en un episodio de 1979 en el Estadio Nacional de Santiago, donde se reunieron cientos de pobladores de zonas periféricas para el anuncio, hecho por el presidente de facto Augusto Pinochet, de la iniciación del proceso de obtención de títulos de dominio de viviendas.

 

La idea de la arquitecta Alejandra Celedón se traduce en un modelo del estadio hecho de tierra apisonada. Después de una primera mirada, las sesenta piezas que componen la forma ovalada del edificio ya no parecen hechas de tierra, sino más bien talladas en ella, y las distintas capas con delicadas variaciones de color y textura recuerdan al suelo de Chile, como la gran metáfora de este Pabellón nacional.

 

El montaje se complementa con una proyección de video alusiva a los diferentes usos e hitos que ha vivido nuestro Estadio Nacional, desde la efervescencia popular del Mundial de Futbol de 1962 hasta la dramática situación de los detenidos políticos, tras el golpe militar de 1973.

 

Imagen foto_00000043Alejandra Celedón viajó hasta Venecia con su equipo de alrededor de veinte profesionales - incluidos investigadores, diseñadores y audiovisuales – y una delegación representativa de las instituciones gubernamentales que organizaron este pabellón de Chile: el Ministerio de Relaciones Exteriores, a través de Dirac, y el Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, a través de su Área de Arquitectura.

 

Daniela Aravena, la Encargada de Artes Visuales, Arquitectura y Fotografía de Dirac destacó la alta frecuencia de visitantes que llegó hasta el Pabellón, muchos de ellos chilenos que viajan especialmente para la Bienal de Arquitectura.

 

Según indicó: “Es una obra de una gran potencia, los bloques de tierra te muestran distintas capas de sedimentos lo que te remite a las capas de la historia, con sus transformaciones a través del tiempo. El bloque macizo y duro tiene una superficie donde está diagramada la periferia de Santiago, y ésta se va desdibujando, va cambiando, la obra está en mutación permanente y eso carga un fuerte simbolismo con respecto al sistema en el que vivimos y sus ambigüedades, representando la contradicción entre lo estable, firme y duradero y la fragilidad que nos envuelve. Es una obra cargada de poesía con un fuerte contenido político”.

 

Un montaje que tomó un mes, con la ayuda imprescindible de tapialeros chilenos, convocados para los trabajos de apisonamiento de la tierra, y la colaboración de una empresa de montajes eslovena son sólo parte de este Pabellón que ha dejado a Chile en un muy buen pie, pues se convirtió a muy poco andar la Bienal, en uno de los grandes atractivos, que podrá ser visitado hasta el 25 de noviembre.

Imagen foto_00000029Daniela Aravena destaca el carácter conceptual e integrador de este Pabellón, que transmite una reflexión urbana y social - con todas las aristas y sub-reflexiones que ésta pueda tener-  y que amplía el panorama de la muestra, sumando contenido junto a los otros pabellones nacionales, basados en un panorama del quehacer arquitectónico local, con muchas maquetas y gran despliegue tecnológico, en algunos casos.

 

La 16°Bienal de Arquitectura de Venecia también contempló en su exposición central “Freesapace” el proyecto ELEMENTAL de la oficina de Alejandro Aravena, el destacado arquitecto chileno, ganador del Premio Pritzker, invitado especialmente por las curadoras irlandesas Yvonne Farrel y Shelley McNamara. Por otra parte, el chileno Smiljan Radic fue uno de los diez arquitectos convocados a diseñar capillas en la isla veneciana de San Giorgio Maggiore, representando al Vaticano (por primera vez en la Bienal). Radic construyó una capilla techada en vidrio, que una vez concluida la Bienal será relocalizada en algún lugar del mundo, al igual que los otros proyectos.

 

Participaron, por otra parte, la arquitecta chilena Sol Pérez Martínez en un conversatorio llamado “Voice of Women”, relevando el quehacer de las mujeres arquitectas, y la presencia de nuevos valores de esta disciplina, como la chilena Loreto Lyon, en la muestra paralela “Young Arquitects in Latin American – Venecia”.

 

La delegación de Chile concluyó positivamente esta nueva misión en Venecia, consciente del buen momento que atraviesa nuestra arquitectura y del proceso de consolidación de las propuestas chilenas en el marco de esta prestigiosa Bienal. El Pabellón de Chile logró fortalecer la alianza interinstitucional para un mejor logro en la visibilidad de la disciplina arquitectónica chilena a nivel global.

 

© Fotografías Daniela Aravena JordánImagen foto_00000028


 

Relacionados