Enviar este Artículo Imprimir este Artículo Aumentar tamaño de letra Disminuir tamaño de letra

El arte visual chileno se presenta en Rusia con la exposición “Instituto Nacional del Futuro Incierto”

Jueves 4 de octubre de 2018

Cinco artistas chilenas exhiben la muestra en el Instituto Cervantes de Moscú, hasta el 25 de noviembre. Este proyecto se realizó con la colaboración de la Embajada de Chile en ese país, la Dirección de Asuntos Culturales, DIRAC, del Ministerio de Relaciones Exteriores y el área internacional del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio.

 

Imagen foto_00000018

Durante 10 días, las artistas Catalina Bauer, Loreto Carmona, Melania Lynch, Francisca Montes, produjeron sus obras tanto en las dependencias del Instituto Cervantes como en la ciudad, invitando a colaborar a voluntarias que participaron del proceso de trabajo. Además, el grupo participó en dos mesas redondas realizadas en la Universidad Estatal Lingüística de Moscú. También expuso su trabajo, Pilar Quinteros.

La exposición Instituto Nacional del Futuro Incierto, gestionada por Paula Cortés y curada por Daniela Berger, planteó a las artistas un ejercicio de investigación y desplazamiento que complementó la realización previa de un estudio de obra. Bajo esta premisa, la muestra propone ser entendida como una breve expedición; una avanzada femenina de reflexión cuyo pie forzado se da a partir del ejercicio de traslado, adaptación y creación en un lugar totalmente desconocido y lejano, que otorga un nuevo contexto material y simbólico.

 

Esta experiencia de observación dio cuerpo a la muestra, que bajo la forma ficcional de “contratación” de las artistas en este nuevo instituto, permite que éstas operen bajo la figura de una mirada de “incertidumbre futura” -quizá perpetua-, subrayada por esta primera inmersión. El adoptar lo incierto como término de base puede ser entendido también como un aparato de respuesta crítica frente a la ficción de control que proponen los sistemas actuales -cuya puesta en escena es casi perfecta-. La incertidumbre ha sido así motor de modos de pensamiento creativo, filosófico y científico de la humanidad, y es el principio de la investigación en praxis de los procesos y trabajos que propone esta exposición.

Catálogo digital click aquí o en imagen de portada

Las artistas y sus obras

Catalina Bauer realiza “Polvo de estrellas, la novia”, instalación construida en conjunto con voluntarias, que formando una estructura de lana colgada del techo. Sostenida de un simple motor que la hace girar, esta obra representa de manera sutil la idea de una galaxia en constante movimiento, trabajando a partir del legado de exploración espacial de Rusia y la colaboración del oficio textil.

 

Loreto Carmona, a través de “Océano que nos une”, nos habla tanto de la distancia geográfica y cultural, como de la común ideología cristiana que relaciona a ambos países, uniendo simbólicamente dos antiguos libros de historia, uno chileno y uno ruso, a través de más de tres kilómetros de hilo dorado, que instala colgando como un flujo continuo. Además, la instalación “Colonia”, con páginas de publicaciones históricas unidas en forma de A, inunda el relato y el piso de la sala. Por otra parte, desde su interés por la geografía como metáfora social, con “Sobre los cuerpos flotantes”.

 

Francisca Montes propone una serie de fotografías análogas en blanco y negro, además de un video, registro que realiza a partir de su recorrido en bote y en globo aerostático por la geografía hídrica de Moscú y las zonas de Dmitrov e Istra.

 

Melania Lynch realiza la instalación “House of Commons”, expandiendo una vez más su sostenido trabajo de introspección en relación a la figura arquetípica de Vasalisa, personaje de un cuento popular de Rusia, representada en su proceso de búsqueda y vuelta a casa. La artista exhibe además piezas de cerámica que resaltan su relación con las formas de la naturaleza.

 

Pilar Quinteros, exhibe tanto storyboards como dibujos junto al video “Hechos y supersticiones I; Huir del Chonchón”, en el que aparece como protagonista, huyendo del personaje mitológico chileno el Chonchón, un proyecto al que llega investigando la también compleja figura del folclore ruso, Baba Yagá.

Imagen foto_00000009


 

Relacionados