Enviar este Artículo Imprimir este Artículo Aumentar tamaño de letra Disminuir tamaño de letra
#ViveLaExperiencia

El escritor chileno visita pueblos del interior de Ecuador para presentar antología de Gabriela Mistral, traducida al quichua, de Ediciones Biblioteca Nacional

Martes 4 de diciembre de 2018

 
La antología reúne cuentos y poesías de Gabriela Mistral, en versión bilingüe quichua-español, recopilados por el escritor desde distintos autores y ha sido entregado en diversas bibliotecas del mundo. En el viaje a Ecuador se distribuyeron ejemplares en las localidades de Pichincha, Imbabura, Chimborazo, Tungurahua y Cotopaxi.


Manuel Peña es profesor de castellano, doctor en filología hispánica y autor de cuentos infantiles desde 1978. Asegura que cuando era niño Gabriela Mistral se conectaba con él a través de sus textos, no sabía quién era, pero le transmitía sentimientos y le gustaba cómo se oían sus escritos.


Su reciente visita por distintas escuelas de Ecuador, le permitió vivenciar la realidad de la cultura quichua a través de mediaciones lectoras, rituales y danzas folclóricas que contaron con la activa participación de los niños en cada ciudad.


El viaje realizado en noviembre pasado para dar a conocer el libro "Cielo, Mar y Tierra", fue gestionado por la Embajada de Chile en Ecuador y forma parte del Programa de Difusión del Patrimonio Bibliográfico de la Biblioteca Nacional y la Dirección de Asuntos Culturales, Dirac, del Ministerio de Relaciones Exteriores.


Ambas instituciones trabajan en conjunto con objeto de planificar y desarrollar diversas iniciativas, destinadas a la difusión y puesta en valor de nuestro patrimonio bibliográfico en el exterior, entregando apoyo al trabajo de Embajadas y Consulados con los establecimientos educacionales, relacionados con Chile y/o bibliotecas locales. Por un lado se donan libros chilenos y, al mismo tiempo, se realizan acciones de mediación y fomento lector, principalmente orientado a niños y jóvenes.

 

Imagen foto_00000005-¿Cómo fue su experiencia en Ecuador?

En Ecuador tuvieron interés por traducir el libro al quichua para que los niños y jóvenes de los distintos establecimientos del interior de ese país, pudieran leer los textos de Gabriela Mistral en su lengua materna.


Fue una oportunidad emocionante porque se visitaron muchas escuelas para llevar estos libros, que se hicieron especialmente para la Biblioteca Nacional, también, hubo un acto ritual en cada una de las escuelas para el recibimiento del libro, donde se presentó en las dos lenguas, acompañado de una introducción sobre la vida y obra de la poetisa, de cómo ella valoraba las comunidades indígenas de América Latina y explicando por qué están agrupados bajo los conceptos Cielo, Mar y Tierra.


Los profesores quedaron con la tarea de continuar con las mediaciones lectoras y los niños participaron a través de danzas quichuas para que el acto tuviera un carácter artístico-literario.

 

-Usted menciona un ritual en específico que lo impresionó, ¿nos puede contar?
Fue en Tungurahua, en la "Unidad Educativa Intercultural Bilingüe del Milenio Pueblo de Kisapincha". Una experiencia emocionante, se trata de una ceremonia de agradecimiento, para dar la bienvenida al libro y en la que están presentes las autoridades del pueblo.


El profesor, vestido de blanco, trazó un dibujo en el suelo que representa los aspectos simbólicos de la cosmovisión andina. Llevó distintos elementos para bendecir el libro o hacer un ritual: un cántaro y una rosa, le habló al libro e hizo su entrega oficial al director dela escuela. Estaba repleto de niños quienes leían y aplaudían. La ceremonia era en lengua quichua y, sin embargo, no es necesario comprender qué decía exactamente, te das cuenta que era muy importante para todos los presentes.


-¿Cómo fue la recepción de los niños?
Excelente, siempre participaban, pasaban adelante, les pedía que se presentaran y luego que hicieran sus consultas, son todos bilingües, hablan quichua y castellano. Un joven de 14 años me preguntó qué libros había leído Gabriela Mistral para inspirarse a escribir o lo había sacado todo de su imaginación, cómo se había formado y ahí revisamos un poco de su historia e influencia literaria.


Le comenté que la poetisa leyó a los autores rusos; el Antiguo Testamento de la Biblia; al escritor cubano José Martí, quien la influyó en el americanismo; a algunos autores de la India que tratan temáticas espiritualistas que trascienden a la obra. De ahí nace "¿Por qué las cañas son huecas?", "¿Por qué las rosas tienen espinas?", "La raíz del rosal", parábolas muy profundas.


-¿Usted había participado antes de estas mediaciones?
Sí, estuve en noviembre en la Feria del Libro Infantil de Ciudad de México, invitado por el Consejo del Libro, haciendo talleres y mediaciones de lectura y también en el Encuentro de la Educación de la Primera Infancia en Monterrey. He estado en Perú; Colombia y Bolivia. En Chile he hecho muchísimas mediaciones de lectura y pronto voy a Concepción a hacer un curso de corrientes actuales de la literatura infantil a profesores.

 

 

Más información sobre su carrera profesional en https://bit.ly/2EaIR3eImagen foto_00000001


 

Relacionados