Enviar este Artículo Imprimir este Artículo Aumentar tamaño de letra Disminuir tamaño de letra
Compartir
Difunden su desconocido legado como inventor y agricultor

Encinas plantadas por Lord Cochrane siguen en pié en Valle Alegre, Quintero

Martes 24 de mayo de 2016

Varias encinas plantadas alrededor de 1822 por Lord Cochrane en su hacienda de Valle Alegre, en Quintero, siguen en pie y al menos una de ellas cuenta con una placa conmemorativa. Así lo descubrió el equipo realizador de la serie documental “Lord Cochrane, Capitán de Mar y Guerra”, que este sábado 28 de mayo, a las 19 horas, llega a su fin en UCV con la exhibición de su tercer y último episodio, rodado en Chile, Brasil, Grecia, Francia y el Reino Unido.

 

La historia se inicia con la renuncia de Cochrane a la Expedición Libertadora del Perú, debido a sus diferencias con el general José de San Martín. Una vez instalado en Quintero, se dedica a la agricultura. La casa de Lord Cochrane en Valle Alegre, que él diseñó y construyó con sus propias manos, está actualmente en manos de particulares, que la han restaurado y convertido en una casa-museo. Claudio Ignacio Castro, el actual propietario, contó al narrador de la serie, Adam Bruce, tataranieto de Lord Cochrane, que el marino escocés “trajo las primeras herramientas agrícolas de hierro a Chile, a este nuevo país. Y esa es una innovación tremenda”.

 

 

 

La “Cyrtanea Cochranea”

Además de traer palas, azadones y arados desde Europa, Lord Cochrane introdujo también el cultivo de zanahorias y nabos, tal como lo describe una testigo de la época, la viajera inglesa Maria Graham. Eugenia Gaete, encargada de patrimonio cultural de la Municipalidad de Quintero, dice que el interés de Cochrane por la naturaleza era tan grande que llevó consigo al Reino Unido una planta silvestre de Quintero, llamada macaya o “mancaya” por los lugareños. La historia fue confirmada por la ilustradora botánica Geraldine MacKinnon, quien dibujó esta planta para la serie: “En este lugar él colectó una planta bulbosa, que hoy día se llama Placea amoena, una planta que hoy en día es muy poco frecuente, es difícil de encontrar. Y en esa época él la llevó a Inglaterra y allá fue nombrada como Cyrtanea cochranea”.

 

Imagen foto_00000008

Imagen foto_00000006

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En cuanto a las imponentes encinas que siguen en pie dentro del predio, Geraldine MacKinnon comentó a Adam Bruce: “Yo creo que esto tiene que tener parte de su espíritu. Piensa que trajo esta semilla, esta bellota desde Inglaterra a Chile, la plantó y aquí está, doscientos años después, ¡es impresionante!”.

 

El primer buque a vapor

En 1822 Cochrane trajo a Chile el primer barco a vapor que navegó en las costas del Pacífico, el “Rising Star”. Aunque la nave era un prototipo y presentaba algunos problemas técnicos durante su viaje de prueba entre Quintero y Valparaíso, Cochrane estaba seguro de que era la tecnología que dominaría la navegación en los años siguientes, cambiando para siempre las prácticas comerciales y bélicas de su época. Y tenía razón.

 

Imagen foto_00000019

Su veta de inventor es poco conocida entre los chilenos. Tras sus campañas militares en Grecia y Brasil, se estableció con su familia en Francia y luego en el Reino Unido, donde siguió perfeccionando la lámpara de gas. Años antes de viajar a Chile, en 1814, mientras estaba preso en Londres, acusado de fraude en la Bolsa de Comercio, aprovechó su confinamiento para diseñar una lámpara de aceite más eficaz, con mejor combustión, que fue utilizada para mejorar el alumbrado público de la zona de Westminster, en Londres.

 

Durante su vejez, Cochrane desarrolló los Secret War Plans para la Marina británica, que incluían el uso de “bombas fétidas” y otras armas químicas que las autoridades prefirieron archivar durante casi cien años, hasta la época de la Primera Guerra Mundial.

 

“Siempre ha habido soldados e inventores en mi familia”, dice Adam Bruce, quien heredó de su antepasado la pasión por la tecnología y trabaja actualmente desarrollando parques eólicos y solares en ocho países, entre ellos Chile, donde levantó un parque eólico en Cuel, cerca de Los Ángeles, que está en operaciones.

 

Brasil y Grecia

En Brasil, el tataranieto de Lord Cochrane descubrió el buen recuerdo que dejó su antepasado, tras haber anexado al país el 40 por ciento de su actual territorio, incluyendo la Amazonia, durante sus audaces operaciones navales contra la flota portuguesa.

 

En Grecia, Adam Bruce supo de los esfuerzos que hizo Cochrane para ayudar a los griegos en su lucha contra los turcos, incluyendo un polémico plan para liberar la Acrópolis, entonces sitiada, que terminó en un fracaso que casi le costó la vida.

 

El poema de Pablo Neruda

En Quintero, junto al Pacífico, Adam Bruce conoció el texto del poema “A Lord Cochrane de Chile”, escrito por Pablo Neruda como homenaje a Cochrane, a quien admiraba. Para él fue uno de los momentos más emocionantes de la serie, rodada en 16 ciudades de 7 países –Inglaterra, Escocia, Francia, Chile, Peru, Brasil y Grecia-, con el auspicio del CNTV, CORFO y la Anglo-Chilean Society y con el patrocinio del British Council de Chile, de DocMontevideo de Uruguay, del Museo Marítimo Nacional y del Museo Histórico y Militar de Chile.  La serie fue dirigida por Christian Aylwin y escrita y producida por Gilberto Villarroel.

 

 “Estamos muy contentos con la buena recepción que ha tenido la serie, cuyo estreno fue comentado incluso por la BBC de Londres, que le dedicó un amplio reportaje –señala su productor ejecutivo, Gilberto Villarroel-. Y esperamos que UCV, que tiene los derechos de por vida para su exhibición en la televisión abierta chilena, la pueda volver a emitir más adelante”.

Imagen foto_00000011