Click acá para ir directamente al contenido
Entrevista

Manuel García: “Mi música nació como una pulsión propia de dialogar con las problemáticas sociales”

En esta entrevista con la DIRAC, el cantante y compositor ariqueño aborda su participación en la ceremonia de presentación de la candidatura de Chile al Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, del repertorio interpretado y de la gestación de su música y letras en tiempos adversos.

24 de Junio de 2022

A pocos días del lanzamiento de su nuevo disco “Caminante”, el cantautor Manuel García se encuentra concentrado en su estudio, ensayando y afinando los últimos detalles de su gira por el país, ambos hitos previstos para el viernes 10 de junio. A pesar de su intensa agenda, hace algunas semanas, junto a Carmen Paz “Kuki” González, se dio el tiempo de participar en el acto donde Chile presentó su candidatura al Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas para el período 2023-2025, realizado en dependencias del Ministerio de Relaciones Exteriores, en presencia de la canciller, Antonia Urrejola.

En la oportunidad, destacó el repertorio ofrecido: la “Canción del Desvelado”, “Cárcel de mujeres” y una versión al piano de “Luchín”, de Víctor Jara, publicada en 1972.

García ha sido galardonado durante su trayectoria con el Premio a la Música Nacional Presidente de la República (2008), Premio Altazor de las Artes Nacionales (2011 y 2013) y el Premio Gardel al Mejor Álbum Conceptual (2020) por su disco “Abrazos de Hermanos”.

 ¿Qué le motivó a participar en la actividad de presentación de la candidatura de Chile al Consejo de DD.HH. de la ONU?

Lo que me ha motivado es la importancia de nuestro país en esta materia. Sobre todo, si como ha ocurrido en este caso, la voz del arte puede reflejar, en parte, el sentir de nuestro pueblo a través de la tradición oral del canto. He querido también invitar a la maravillosa maestra Carmen Paz “Kuky” González, feminista, activista social, mujer consciente, además de eximia pianista. Hemos participado con la convicción de que Chile pueda ser un aporte desde su construcción histórica y social en dinámica constante y discusión abierta de cara a los nuevos tiempos. 

Su repertorio ¿fue pensado y seleccionado para la ocasión?

Los temas los elegimos pensando en abarcar distintas temáticas dentro del tema de los Derechos Humanos. “La Canción del Desvelado”, parte de la serie Ecos del Desierto, película referida a hechos históricos que nos sitúa en tiempos de dictadura, cuando Chile vivió la vulneración de su sociedad dañando a muchas familias y al propio país en su conjunto; cuando ocurrieron inconcebibles e incontables casos de detenidos desaparecidos, exilio y dolor. 

“Cárcel de Mujeres” es una canción inédita que representa la voz de mujeres encarceladas que le hablan a la Ministra de Justicia. Fue creada durante un taller de “Santiago en cien palabras” en la cárcel de mujeres de San Joaquín. 

Y Luchín es una canción profunda y perfecta en su alto vuelo artístico, así como en su valor ético en torno a la niñez, a los derechos que dicen relación con la igualdad, las oportunidades y la educación gratuita y de calidad. Por supuesto, de Víctor Jara, nombre que en sí mismo representa el valor de los Derechos Humanos a nivel universal.

¿Diría usted qué su música está vinculada a los escenarios sociales de nuestro país?

Mi música nació como una pulsión propia de dialogar con las problemáticas sociales que muchos y muchas sufrimos en carne propia en tiempos históricos muy difíciles y oscuros en nuestro país. Aprendimos de niños y niñas a cantar para sobrevivir existencialmente a las adversidades. Eran canciones que, siendo parte del acervo social de los pueblos del mundo, nos hacían reflexionar y al mismo tiempo nos hacían sentir la contención y el amor de abrazos, luz y amor que tantas y tantos expresaban con sus guitarras y voces. Así que yo cuando levanté mi propia voz en la adolescencia fue para seguir esa conversación amorosa y comprometida, antes que nada, con los primeros amores sí, pero inevitablemente con los derechos humanos. De eso se trata un trovador impenitente.