Enviar este Artículo Imprimir este Artículo Aumentar tamaño de letra Disminuir tamaño de letra
Premio Medalla CIDAP al Diseño e Innovación Internacional 2017 y 2018:

Manuel Martínez: “No creo en el concepto de la inspiración ni en la creación, es más bien el desarrollo de un trabajo técnico constante”

Es artesano contemporáneo, interesado en la contemplación del paisaje y en cómo éste influye en la cultura local.  La tradición chilena ha nutrido su trabajo y lo ha inspirado para crear objetos “utilitarios” con identidad territorial.

 

Con una sensibilidad diferente, ha hecho de la itinerancia, la observación y un trabajo metódico de piezas de orfebrería y esculturas que representan a la perfección un diálogo entre la naturaleza y los rituales cotidianos de los habitantes de una comunidad, como la alimentación y la indumentaria.

 

Imagen foto_00000001

 

Entre sus reconocimientos se cuenta el Premio Medalla CIDAP al Diseño e Innovación Internacional 2017 (primer lugar) y 2018 (segundo lugar), otorgada por el Centro Interamericano de Artesanías de Arte Popular, CIDAP, en Cuenca, Ecuador; Sello de Excelencia a la Artesanía de Chile, del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio (2016 y 2017) y el Premio Excelencia para Artesanos del Cono Sur, entregado por la Unesco en 2016.

 

Imagen foto_00000003

 

¿Cuándo comenzó tu interés por la orfebrería?

Nací en Quilicura en 1979. Crecí entre herramientas y juegos tradicionales en casa de mis abuelos. El comienzo no fue complejo, es más, sin darme cuenta pasé de los juegos electrónicos de la época (Atari Y Walkman) a generar un taller en mi habitación. Fui eligiendo diferentes maestros en el camino, lo que me permitió desarrollar un abanico de técnicas y una estética principalmente minimalista y depurada en formas (…) mis primeros 20 años de trabajo fueron a pulso y sin descanso.

 

He incorporado la itinerancia como método creativo. Partió en la Región de O’Higgins, donde mediante la observación incorporé la técnica de martillado. Hace dos años, luego de mi vinculación con el maestro rutrafe Juan Kaniwan, decidí radicarme en la Región de la Araucanía para desarrollar la serie “Wallmapu”.  Se trata de un grupo de objetos utilitarios y piezas de joyería tomando como patrones creativos las historias, la cultura alimentaria, la cultura ancestral y contemporánea de la Región de la Araucanía.

 

¿En qué te inspiras?

No creo en el concepto de la inspiración ni en la creación, es más bien el desarrollo de un trabajo técnico constante.  Hoy la itinerancia me permite ampliar el trabajo, es en ese recorrido donde la observación juega un rol muy importante, la contemplación es parte de mi vida y la fotografía análoga y digital son otro medio de expresión y encuentro en la abstracción una línea a seguir. Desde ahí las piezas aparecen, avanzo lentamente en el desarrollo de los objetos y piezas utilitarias, utilizando técnicas tradicionales de orfebrería.

 

Imagen foto_00000004¿Qué es lo más gratificante de tu trabajo?

La libertad de hacer y de encontrar tu propia manera de generar tu trabajo. Desde 2003 hago clases en talleres, escuelas de joyería y orfebrería. Acompañar a alguien a encontrar su manera de hacer piezas artesanales en metal es también una gran satisfacción personal, siento que el ciclo se completa al transmitir lo aprendido en este tiempo.

 

También, a través de la itinerancia, encuentro a artesanas y artesanos en muchos lugares de Chile los que, en sus conversaciones, alimentan mi trabajo a diario.

 

Imagen foto_00000005¿Cómo fue tu experiencia en Cuenca?

El “Festival de Artesanías de América” es una experiencia altamente recomendable para cualquier artesano chileno.  El equipo CIDAP es un equipo humano de la más alta calidad, los días de festival se convierten para mí en el momento perfecto para estudiar e incorporar la información que podría influir en el desarrollo de nuevas líneas de trabajo.

 

¿Qué significa para ti recibir, por segunda vez, un premio a la innovación?

Principalmente me hace replantear la responsabilidad en la formación de nuevos artesanos, compartir esta experiencia con los alumnos es un trabajo que me motiva a entregar todo lo aprendido con los maestros que he conocido en el recorrido de mi carrera. Otro punto muy importante es el de promover la artesanía chilena de excelencia, es por eso que el “Festival de Artesanías de América” se convierte en una plaza fija en el circuito para compartir con maestros latinoamericanos que siempre están dispuestos a apoyar y entregar sus conocimientos.

 

Significa también profundizar en las artesanías más representativas de América Latina, conocer, estudiar y generar desde mi lugar una interpretación personal que muestre al observador lo que tenemos en este lado del mundo.

Imagen foto_00000002


 



Relacionados