Click acá para ir directamente al contenido
Rodrigo Chaverini:

“Que ‘Ruido’ nos haya permitido llegar a El Cairo y a esta cultura es algo increíble”

El director de la compañía La Licuadora destaca en entrevista a la DIRAC que su presentación en el festival D-CAF ha sido muy valiosa, tanto a nivel profesional como personal. “Estamos muy agradecidos de esta posibilidad, de la gestión y acompañamiento que realizó la cónsul y el embajador de Chile en Egipto”.

15 de Octubre de 2021

No estaba en su imaginario ni formaba parte de sus sueños. Ni siquiera de niño, cuando leía libros de aventuras o estudiaba historia universal en el colegio. Un imposible, con todas sus letras, hasta que décadas después “desembarcó” en tierras egipcias para presentar al público del Festival de Arte Contemporáneo D-CAF una de sus creaciones más sentidas: “Ruido”.

Rodrigo Chaverini, director de La Licuadora, performer y coreógrafo de esta pieza de arte visual vanguardista celebra su exitoso estreno en el Teatro Falaki del Centro Cultural Tahrir el pasado 9 de octubre. Lo hizo a tablero vuelto y conectando con una audiencia muy “dispuesta” a introducirse en la “cápsula sensorial”, tecnológica e innovadora, propuesta por el grupo chileno. 

Descargue
Dossier Ruido ES 2021 AQUÍ

Un cautivante viaje de los sentidos que el propio Chaverini experimentó en las calles de la capital de Egipto, de una cultura muy distinta a la conocida, pero con la que conectó en su obra, “Ruido”, en especial, en la exploración de distintos elementos visuales.

Desde Barcelona, donde se encuentra disfrutando de unos días libres –combinados con reuniones laborales–, habla sobre estas coincidencias, de la importancia de este espectáculo y del valor de un encuentro real, más allá de la virtualidad.

Budapest, Barcelona y ahora El Cairo. ¿Qué significa en lo personal y como creador de la compañía La Licuadora haber llegado hasta allí? 

La verdad, yo nunca pensé en visitar Egipto, ya que es de aquellos lugares que viste en los libros de historia y que por nuestra ubicación geográfica parecen inalcanzables. Que “Ruido” nos haya permitido llegar a esta ciudad y a esta cultura es algo increíble, muy significativo, tanto a nivel profesional como personal. Fue –aunque en pocos días– conocer otra forma de vida muy distinta a la nuestra, con un lenguaje y una cultura totalmente diferentes, y que son posibles de comprender en la experiencia solo de modo parcial. Estamos muy agradecidos de esta posibilidad, de la gestión y acompañamiento que realizó la cónsul y el embajador de Chile en Egipto, quienes fueron, junto a la organización del festival, unos anfitriones atentos y muy colaboradores. Sin lugar a dudas ha sido una experiencia nutritiva y que queda como un hito en la historia de “Ruido”.

“Sin lugar a dudas ha sido una
experiencia nutritiva y que
queda como un hito en la
historia de ‘Ruido’”,
dice Rodrigo Chaverini
tras su performance en El Cairo. 

¿Por qué eligió “Ruido” para debutar en El Cairo? ¿Tiene algún sentido específico en el contexto del Festival D-CAF?

No fue una elección propia, sino del festival. Nuestra última producción se estrenó en marzo de 2020 y se titula Propagación, pero Reem Allam, la curadora de D-CAF, presenció nuestra obra en Santiago a Mil 2019 y fue ella quien nos invitó con esta pieza a ser parte de la programación del festival este 2021. Respondiendo de algún modo a tu pregunta: sí nos llamó la atención cierta relación que existe entre “Ruido” y El Cairo, algunas coincidencias que no fueron creadas con esa intención, pero que las evidenciamos en esta visita; como el vestuario absolutamente negro que cubre todo el cuerpo, lo que de algún modo recuerda a los burkas, y el uso lumínico que nos daba cierta abstracción de la misma ciudad en la noche que posee bastante decoración lumínica con neones y leds en sus edificios. Incluso, movimientos e imágenes que se presentan en la obra que pueden hacer eco a imágenes del antiguo Egipto. 

Sometida a una vibrante cápsula de luz y sonido, ¿cómo crees que la performance impactó a la audiencia?

Fue de algún modo mágico conectar con una audiencia muy distinta y a la vez muy dispuesta a lo que iba a presenciar. Pudimos conversar con algunas personas egipcias y de otras naciones y afortunadamente tuvimos una muy buena recepción, con comentarios muy positivos y con mucha curiosidad sobre el proceso y la realización de lo que habían visto.

¿Cree que su actuación es una buena forma de acercar a Chile a este público?

Entendiendo el contexto político y cultural de Egipto, me parece que es interesante este tipo de posibilidades que permite un contacto mas real entre culturas, más allá de lo que permite la virtualidad en nuestro contexto de globalización. Pienso que, sin lugar a dudas, este tipo de actividades son necesarias y permite una vinculación humana, artística y cultural. 

“Fue de algún modo mágico
conectar con una audiencia
muy distinta y a la vez
muy dispuesta a lo que
iba a presenciar”,
comenta el líder de la
compañía chilena La Licuadora
y creador de “Ruido”.

¿Qué es “Ruido” para Rodrigo Chaverini en su definición más literal y abstracta; en su dimensión artística-estética?

En su definición más literal es una performance transdisciplinaria, y desde una perspectiva abstracta, es precisamente un viaje abstracto, sensorial y vibrante. Para mi es una pieza muy importante, donde siento que propuse y dispuse mi experiencia, mis ideas y sus despliegues para el proceso, y donde como equipo pudimos abordar y profundizar atendiendo al mismo recorrido que la obra fue encontrando.

¿Alguna anécdota que contar? 

No fue una grata sorpresa. Nosotros llegamos a El Cairo, pero no nuestras maletas que tenían todo el material que utilizamos en la obra. Después de 30 horas de viaje se sumó un stress que nos impuso desplegar alternativas en este no grato suceso. Gracias a la activa gestión de la cónsul supimos que se habían quedado en la escala en Madrid y que podían llegar el día jueves (7 de octubre); es decir, en la fecha de nuestra segunda función. Afortunadamente la organización del festival comprendió muy bien este problema y pudimos reagendar nuestras dos funciones para el día sábado y presentarnos con aforo completo, por lo que a pesar de todo y debido a la comprensión de nuestras actividades, logramos felizmente concluir nuestra participación en D-CAF.

+información:

www.chaverini.com/ruido

www.dirac/site/edic/base/port/inicio.html