Enviar este Artículo Imprimir este Artículo Aumentar tamaño de letra Disminuir tamaño de letra

Patrimonio de Federico Santa María es donado a la universidad que lleva su nombre en el Consulado de Nueva York

Miércoles 28 de agosto de 2019

En el Consulado de Chile en Nueva York se oficializó la entrega de algunos bienes de Federico Santa María a la casa de estudios que lleva su nombre en Chile. Ésta fue posible gracias a la esposa de Jorge Délano, Katherine Wadsworth, descendiente directo de Santa María, fallecido en 2017. En la ceremonia, que se llevó a cabo el pasado 27 de agosto, participó el rector de la universidad, Darcy Fuenzalida, quien viajó a Estados Unidos, especialmente, para recibir la donación.

 

Imagen foto_00000009Los artículos donados comprenden un valioso menaje de casa y bienes personales, entre los que destaca un cofre con una cuchillería grabada, candelabros y bandejas de plata, un reloj de oro de bolsillo, retratos y cuadros familiares.

 

Al fallecer Santa María (1925) su patrimonio fue heredado a su hermana Lucía, pasando sucesivamente a los respectivos herederos. El último de ellos, Jorge Délano.

 

Wadsworth manifestó su voluntad de entregar los bienes en memoria de su esposo, con el fin de que sean resguardados por la universidad y se exhiban como parte de su patrimonio histórico. Por su parte, en representación del centro educativo, el rector se comprometió al cuidado y preservación del legado de Federico Santa María, el que se mantendrá como muestra permanente en la misma casa de estudios.

Así también, a la actividad asistieron exalumnos de la universidad que residen por décadas en Estados Unidos.

 

Federico Santa María Carrera (1845 – 1925)

Filántropo, empresario y hombre de negocios chileno, quien hizo una gran fortuna en el mercado del azúcar en París, donde llegó a vivir muy joven. Durante la primera guerra mundial cerró todos sus negocios, declarando que no quería sacar ganancias de la guerra y apoyó al Ejército francés, donando ropa y armas.

 

Antes de morir y sin tener descendientes directos, dejó como legado toda su riqueza para la construcción de la Universidad Técnica Federico Santa María en Valparaíso. En su testamento declaró “(…) contribuyo, primeramente, con mi óbolo de la infancia, enseguida a la Escuela Primaria, de ella a la Escuela de Artes y Oficios y, por último, al Colegio de Ingenieros, poniendo al alcance del desvalido meritorio llegar al más alto grado del saber humano: es el deber de las clases pudientes contribuir con el desarrollo intelectual del proletariado”.

Imagen foto_00000004


 



Relacionados