Click acá para ir directamente al contenido

Verónica Chahin, directora de Asuntos Culturales (DIRAC): “Todo parte por conocerse y la cultura es la primera vinculación que uno tiene con los países”

En el tercer capítulo del programa Diplomacia Pública de Radio Universidad de Chile, la embajadora Chahin y el primer secretario de la Embajada de Chile en Austria, Renato Gómez, hablaron sobre qué es la diplomacia cultural, su importancia y cómo se ejecuta a través de la DIRAC y de las más de cien misiones que este país tiene en el exterior.

12 de Noviembre de 2021

¿Qué es la diplomacia cultural? ¿Quiénes la ejercen y desarrollan? ¿Cuál es su foco estratégico y su aplicación específica? ¿Qué hace la DIRAC, ese acrónimo desconocido por muchos? Con estas preguntas de fondo arrancó el tercer capítulo de Diplomacia Pública con Diana Porras en la conducción de Radio Universidad de Chile. Un ciclo de programas del Ministerio de Relaciones Exteriores que busca acercar su quehacer a la ciudadanía en el marco de la conmemoración de sus 150 años de existencia.

Las respuestas estuvieron a cargo de la Directora de Asuntos Culturales (DIRAC) de la Cancillería chilena, la embajadora Verónica Chahin, y del primer secretario de la Embajada de Chile en Austria, Renato Gómez, quienes, en una interlocución amena, fluida y dinámica, entregaron su mirada sobre estos puntos.

“La digitalización de la cultura, de alguna manera ha
sido una ventaja, porque nos permite con menos
recursos llegar a muchos más lugares y ámbitos”,
señala Verónica Chahin, directora de la DIRAC.

“Todo parte por conocerse y la cultura es la primera vinculación que uno tiene con los países. Nosotros debemos profundizar y extender los lazos culturales para ampliar las fronteras de acuerdo a los intereses de política exterior. Ese sería una especie de resumen de por qué hacemos diplomacia cultural”, dice Verónica Chahin, nada más comenzar el programa.

La abogada de profesión y graduada de la Academia Diplomática Andrés Bello explica este concepto basado en una lógica de diálogo, entendimiento y construcción de confianzas mutuas. “Cuando uno se conoce entre los países sabes quién es, muestra quién es y empieza a nacer una serie de vinculaciones o intereses comunes. Y la cultura es un poco transmitir el quehacer nacional de los distintos actores y gestores políticos al mundo. ¿Dónde? En las áreas que nos interesa a nosotros por nuestra política exterior, que es una política de Estado, por lo tanto, tiene intereses permanentes”, explica.

Lo que puede sonar más bien teórico se resuelve en la práctica con una actividad cultural que, en el caso de la DIRAC, está dividida en disciplinas: literatura, música, teatro, cine, danza, artesanía, arquitectura y patrimonio. La labor se realiza mediante programas y/o concursos anuales a los que artistas chilena/os pueden postular para participar en ferias y eventos internacionales de renombre. 

“Nosotros básicamente internacionalizamos la cultura de acuerdo a los intereses de nuestros hacedores o artistas nacionales y también a los intereses de las entidades cercanas al trabajo que hacemos con el Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio”, entre otros, cuenta Verónica Chahin.

Un proceso, por tanto, cooperativo. Alianzas estratégicas con distintos actores culturales, misiones diplomáticas y mesas interinstitucionales están detrás de la llamada diplomacia cultural. Una vasta red de relacionamientos. Como le gusta decir a Renato Gómez: “La diplomacia cultural y su ejercicio es un fruto colectivo (…) es transversal tanto en sus contenidos como en su ejecución”. 

Y los beneficiados son muchos, a través de las más de cien misiones que tiene Chile en el exterior. Nosotros promovemos a nuestros artistas, les damos una plataforma y, al salir ellos al extranjero, se contactan con el ámbito internacional del quehacer en cada uno de sus áreas y tienen posibilidades de financiarse, de hacerse conocidos y triunfar internacionalmente. Tenemos pintores, escritores, músicos y arquitectos de renombre mundial. Todo esto se hace a través del concurso de la DIRAC, que tiene fases y un jurado externo”, comenta Chahin.


Exhibición de las “Herederas de Llalliñ” en EE.UU.

La cultura como ente vivo

La DIRAC es dinámica, tanto como la cultura, y se ha ido adaptando a las exigencias de los nuevos tiempos. La Bienal de Diseño de Londres 2021, donde el pabellón de Chile obtuvo la medalla a la más destacada contribución, permitió relevar su condición de país andino y sus culturas ancestrales. Algo similar ocurrió con la exhibición de las “Herederas de Llalliñ” en EE.UU., que puso en vitrina mundial, y con gran éxito, el quehacer de las tejedoras del pueblo mapuche.

Tampoco se puede obviar el alcance del programa de traducciones de la DIRAC, porque ha permitido llegar a lugares tan lejanos como África. “En estos momentos estamos traduciendo a Gabriela Mistral al Suajili y tenemos traducciones al idioma árabe y japonés. Nueva Zelandia, también hemos traducido a los idiomas originales. Entonces eso hace que Chile se muestre al mundo en la riqueza de su acervo cultural”.


Programa de Traducciones de la DIRAC

Por su parte, el pabellón chileno de la Bienal de Arte de Venecia, con su proyecto Turba Tol Hol-Hol Tol, inspirado en las turberas de la Patagonia, resalta el cuidado del medio ambiente. “La cultura es un ente vivo, es donde varias personas se agrupan en torno a temas de interés, los que van variando. Ahora tenemos preocupaciones por los pueblos originarios, el medio ambiente, la Antártica y el cambio climático”, dice Chahin.

La propuesta nacional “Resonancias Tectónicas” se destacó entre 29 pabellones de países que participaron en la Bienal de Diseño de Londres.

En el programa radial, la Embajadora Chahin, quien llegó a la DIRAC en mayo pasado, recuerda que la Política Exterior está ligada a la política interna del país, que se retroalimentan y entrelazan. “El mundo del arte, de la cultura nacional recoge esos intereses, esas inquietudes, esos aspectos maravillosos que tenemos como país tan diverso y variado culturalmente no solo por su geografía, sino también por nuestra geografía humana, y los releva, los toma, los acoge, les da una forma y nosotros los internacionalizamos con un trabajo colaborativo”. 

Asimismo, la DIRAC tiene un enfoque estratégico, centrando su quehacer en áreas prioritarias de la  Política Exterior chilena, en tanto miembro de la Alianza del Pacífico, con fuerte cooperación con los países de la Asean, con socios comerciales principales (Japón, Corea y EE.UU) y una Europa muy cercana, con la que “estamos ligados, diría yo, casi genéticamente; por sangre”. 

La digitalización herramienta clave 

La implementación de la política cultural plantea retos sobre todo con la irrupción del COVID-19 a nuestras vidas. “Yo diría que para nosotros ha significado reinventarse y acelerar un proceso que venía tal vez insinuándose antes de la pandemia. Me refiero a la digitalización de la cultura que, de alguna manera, ha sido una ventaja, porque nos permite con menos recursos llegar a muchos más lugares y ámbitos”. 

Un ejemplo claro está en el teatro, uno de los sectores más castigados por las pandemia. La DIRAC, en colaboración con las Compañías Teatrales Chilenas en Red, creó una tarjeta con una código QR con diez obras teatrales digitalizadas que se han podido difundir mediante el programa “Regalando Cultura”, que consiste en dotar de regalos institucionales de carácter cultural a las misiones en el exterior. 

“Space Invaders”, la última obra de la compañía “La Pieza Oscura” que se basa en la novela homónima de Nona Fernández.

Por su parte, Renato Gómez, explica que el Covid-19 obligó a repensar el accionar diplomático y el ámbito cultural y, en ese contexto, la digitalización y las redes sociales han sido una herramienta esencial. ¿Quién iba a pensar alguna vez que el Día Nacional de Chile se celebraría de forma virtual?

“Otro de los desafíos más importante de la DIRAC es llegar a regiones”, agrega Chahin, y sigue: “Nosotros tenemos un concurso y todavía la mayor cantidad de artistas que participa proviene de la Región Metropolitana. Y como decía, Chile tiene una riqueza impresionante y una diversidad cultural que nosotros queremos relevar”.

La promoción de la cultura a un ámbito más amplio tampoco es un terreno ganado. “Ahí nos encontramos con el gran desafío del idioma”, enfatiza la directora de la DIRAC. Por eso, la Dirección de Asuntos Culturales del Ministerio de Relaciones Exteriores pone gran énfasis en su Programa de Apoyo a la Traducción de distintas obras de escritoras/es chilenas/os al idioma inglés. “Con el idioma español y el inglés podemos llegar prácticamente a todo el mundo”, agrega. 

Otro punto de discusión es la necesidad de vincular la diplomacia cultural de Chile a los cambios transversales de hoy y futuros. “Uno de los retos que ya estamos viviendo es cómo las expresiones culturales se relacionan con dinámicas de la sociedad actual y la sociedad internacional, y no me cabe duda que durante los próximos meses y años vamos a ver cómo se entrelaza la acción cultural con la ciencia, con el medio ambiente y con temáticas de género y de los pueblos originarios”.

Finalmente, los entrevistados invitaron a visitar la página web de la DIRAC y sus redes sociales, y a contactarse directamente. “Porque estamos a disposición de ustedes, de Chile. Trabajamos para Chile y los chilenos”, concluye Chahin.

Escuche el programa completo aquí:

https://radio.uchile.cl/programas/diplomacia-publica/646970/